En esta receta vamos a practicar las formas del indicativo e imperativo del pronombre personal de segunda persona del plural, "ustedes".

Ingredientes principales:

  • unos 350 gramos de bacalao desmigado (así no tienen que quitarle la piel ni las espinas)
  • unos 12 pimientos del piquillo – los pueden comprar ya envasados y asados (vean foto)
  • una cebolla
  • 2 ajos
  • perejil picado
  • leche (para hacer la bechamel)
  • harina de trigo
  • aceite de oliva virgen extra (español, claro está)

Nota: desalen el bacalao cubriéndolo con agua fría y dejándolo en la nevera durante 24 horas. Se le cambia de agua dos o tres veces. Si el bacalao está desmigado, solo necesita un par de horas en agua.

Ingredientes para la salsa:

  • nata líquida
  • unos 3 ó 4 pimientos del piquillo

Nota: Quisiera aclarar que esta receta es mía. En internet pueden encontrar muchas variantes, incluso con otros ingredientes, como carne, diferentes pescados, etc.

Preparación de la receta:

Primeramente pochen (pochar o freír lentamente) la cebolla y un par de ajos en unas tres o cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Una vez pochados la cebolla y los ajos, añadan el bacalao desalado y desmigado. Rehoguen (rehogar es igual que sofreír o freír ligeramente) el bacalao durante unos minutos y añadan un par de cucharadas grandes de harina. Cocinen un poco la harina junto con el bacalao antes de empezar a echarle la leche y hacer la bechamel. 

Poco a poco vayan añadiendo la leche hasta que ésta se evapore. En todo este proceso, no dejen de remover la bechamel. Ahora le pueden añadir un poco de perejil picado y dejarla enfriarse.

Una vez enfriada la masa, rellenen los pimientos del piquillo con una cucharilla y, por favor, tengan mucho cuidado de no romper el pimiento.

Últimos pasos:

Finalmente es la hora de la preparación de la salsa. En un vaso de batir, añadan unos tres o cuatro pimientos y el líquido de la lata de pimientos. Viertan un buen chorro de nata líquida y bátanlo hasta que quede todo bien ligado. Pueden dejarlo más o menos líquido según el gusto.

Por último, en un contenedor, coloquen los pimientos rellenos, viertan la salsa por encima y métanlo al horno para calentar unos cinco o diez minutos.

Si quieren, pueden mandarnos fotos de cómo les ha quedado a info@elpatiospanish.com.au.

¡Buen provecho!

Gramática del imperativo

El modo imperativo:

  • El modo imperativo es el modo que expresa la función activa del lenguaje, esto es, sirve para dar órdenes,  instrucciones o indicaciones, consejos e incluso deseos de forma directa, como en el lenguaje publicitario. Sus oraciones son siempre independientes, no subordinadas.
  • Los pronombres personales complementos se ponen después y unidos al imperativo: vete, bájelo, escríbeme, sáquenlas.
  • El uso del infinitivo en lugar del imperativo (callaros, sentaros, etc) es un vulgarismo empleado sólo en la lengua coloquial.
La forma del imperativo

 

Imperativo Afirmativo

Imperativo Negativo

 

-AR

-ER

-IR

-AR

-ER

-IR

-a

-e

-e

-es

-as

-as

Usted

-e

-a

-a

-e

-a

-a

Vosotros/as

-ad

-ed

-id

-éis

-áis

-áis

Ustedes

-en

-an

-an

-en

-an

-a

 

Formas irregulares exclusivas del imperativo
(de segunda persona del singular - )
tener ten
decir di
ser
hacer haz
poner pon
ir ve
salir sal​
venir ven

Cuando acompañamos las formas del imperativo afirmativo con pronombres de complemento, los pronombres van siempre detrás del imperativo, formando una sola palabra, como en los siguientes ejemplos:

  • Mételas al horno (pronombre de complemento directo)
  • Quítales la piel, las pepitas…(pronombre de complemento indirecto)

En el imperativo negativo las formas pronominales van entre el adverbio NO y la forma del imperativo.

  • No las metas al horno
  • No les quites la piel, las pepitas...

La forma correspondiente a vosotros/as (retirad, por ejemplo) pierde la d cuando se le añade el pronombre –os:

  • Retiraos a vuestra habitación y dormíos.

También se usa en infinitivo en estos casos: retiraros a vuestra habitación y dormiros.   

El imperativo no se usa solo para dar órdenes. También lo usamos en las siguientes situaciones:

  • Para dar consejos, sugerencias: No bebas tanto alcohol y haz más deporte
  • Para pedir algo: Ayúdame a mudarme de casa, por favor
  • Como recurso enfático: Come, come, todo está muy rico
  • Para expresar urgencia, sorpresa: ¡Vete tú a saber!
  • Para contestar el teléfono: ¡Dígame! (solo en España)

Not sure which course is right for your Spanish level? Test your Spanish level now!

Ready to start learning? Find a class and enrol now!

Subscribe to our newsletter!

Each month we'll send you Spanish language tips, practice exercises, useful links, special offers and fun upcoming events.

View past newsletters


Join our online community!

Become our friend on facebook or follow us on twitter. Connect with us and become part of our online spanish community.